Arte y juego en los pasillos de pediatría. 5.

Cápsula 5. Imaginación y juego visual.

 

¿Cuál es tu animal favorito, Tito? El lobo. Pintaré, entonces, lobos en un mural del pasillo del hospital. Así, cuando te toque recorrerlos, sabrás que son para ti.

Son más de 30 murales los que he pintado en pasillos y áreas de pediatría. Niñas y niños saben que son para ellos, para hacer llevadera su estancia. Pero, más allá de agradar la mirada infantil, las composiciones aspiran a estimular la imaginación a través de diversos recursos que van desde el juego visual, la alegoría y la metáfora. Como voluntaria imparto un taller de arte y juego a los pacientes pediátricos, lo que me da la oportunidad de estar atenta a los comentarios que sobre los murales se hacen. Sé, por pláticas de madres de los pacientes, que inventan juegos y cuentos mientras dan vueltas por los pasillos. Para que esto sea posible, la sugerencia debe estar claramente plasmada.

 

El barco que navega sobre olas entre las que se pueden descubrir desde animales acuáticos hasta objetos inverosímiles como calcetines o trompetas, está en la sala donde los pacientes reciben tratamientos que les obligan a permanecer sentados muchas horas. Es una sugerencia del juego “Veo, veo. ¿Qué ves?”. En otra de esas paredes están dos globos aerostáticos para jugar a “encuentra las diferencias”. Además, estos flotan en el juego de “formas  en las nubes”. 

 

Otro juego visual del que hago uso, es el de las figuras compuestas por elementos pequeños, como la jirafa hecha en base a pajaritos, el pez realizado con diversos animales marinos y la lagartija creada por insectos de todo tipo. De lejos son una cosa y de cerca otra. 

 

 Hay transformaciones en las figuras para sugerir metáforas: El gato parche “cosido” en la pared que juega con bolas-ratón de estambre; El diente de león del que se desprenden semillas que se convierten en bailarinas de ballet; O el globo que escapa a la trompa del elefantito y que revienta en mariposas. Estas figuras invitan a mirar con imaginación los fenómenos de la naturaleza. 

 

En los murales hay también alegorías a la salud y el juego: en la alegría y vitalidad del potrillo y las focas que brincan entre ranas; del cuidado paternal: en la pareja de pingüinos que protegen a su polluelo, el cisne que los pasea y la ballena que nada junto a su ballenato; de nutrición materna: como la loba y sus lobeznos. También hago uso de la doble figuración, sobre todo con los árboles: como el león-árbol de pajaritos, la mariposa-árbol con ardillas y el árbol donde monos araña juegan a manejar un automóvil sedán verde, el vocho-verde de mi querido Tito, estudiante de segundo año de medicina, y pintado también para él.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Salud infanto-juvenil

December 14, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

December 14, 2018

April 12, 2018

January 10, 2018

December 18, 2017

Please reload

Archivo